LA NUEVA LA NUEVA Author
Title: Esposos lucharon un mes contra el COVID-19: Murieron tomados de la mano con 4 minutos de diferencia
Author: LA NUEVA
Rating 5 of 5 Des:
  Johnny Lee Peoples, de 67 años, y su esposa Cathy Darlene, de 65, llevaban 48 años casados y estaban juntos hace 50. Durante un mes batall...

 


Johnny Lee Peoples, de 67 años, y su esposa Cathy Darlene, de 65, llevaban 48 años casados y estaban juntos hace 50. Durante un mes batallaron contra el coronavirus, hasta que sus cuerpos no resistieron la enfermedad y murieron en un centro médico de Carolina del Norte, en Estados Unidos.

En situación crítica, pero aún con fuerzas para sostenerse mutuamente, Cathy tomó la mano de Johnny hasta el final, tal como lo habían estado haciendo desde que se enamoraron hace cinco décadas.

La emotiva historia fue dada a conocer a la revista People por uno de los tres hijos que tuvo el matrimonio, Shane Peoples, quien contó que minutos antes de que sus vidas terminaran, los médicos optaron por reunirlos en una misma habitación para que pudieran despedirse. Se tomaron de la mano y fallecieron con cuatro minutos de diferencia.


La pareja se conoció y se enamoraron hace 50 años. Golpeados severamente por el coronavirus, ambos batallaron durante un mes contra la enfermedad que provocó ya más de 900 mil muertes en todo el planeta.

Su salud ingresó en el extraño laberinto que propone el COVID-19 del cual no podían salir pese a los esfuerzos médicos por impedir que sus vidas se apagaran. Finalmente, Johnny Lee Peoples, de 67 años y su esposa Cathy Darlene Peoples (65) murieron el pasado 2 de septiembre en el Centro Médico Regional Novant Health Rowan en Salisbury, Carolina del Norte.

 “Todo salió mal, todo empeoró. Al día siguiente el personal médico los puso en una misma habitación, la misma habitación de la unidad de cuidados intensivos, juntaron las manos, las enfermeras se reunieron alrededor suyo y murieron con cuatro minutos de diferencia entre sí. Estuvieron casados 48 años, y juntos 50 años, durante los cuales caminaron siempre tomados de la mano”, relató conmovido Shane.

De acuerdo a sus allegados, Johnny era un fanático del entrenamiento de los deportes juveniles, amaba tocar música y dedicaba horas a reconstruir el árbol genealógico de los Peoples. A Cathy, por su parte, le gustaba hacer manualidades, escuchar música y jugar a las cartas. Ambos disfrutaban de largas jornadas de pesca.

“Las vidas de mamá y papá fueron robadas por un virus del que muchos bromean a diario o simplemente creen que es un engaño de algún tipo. Ambos tomaron esta pandemia en serio y aun así se enfermaron. Mis padres no fueron solo una bendición para mí, mi hermano, mi hermana, nuestros cónyuges y nuestros hijos. Fueron una bendición para todas las personas que los conocieron”, resaltó Shane en un mensaje que compartió en Facebook.

Especial

 
Top