LA NUEVA LA NUEVA Author
Title: Más de un centenar de familias viven en vilo en el barrio El Juyú, sobre todo en los meses de invierno
Author: LA NUEVA
Rating 5 of 5 Des:
El río botó la pared de la vivienda de Wilfredo Sunun. Su casa quedó inundada por completo. Por: Abner Lucero Recinos Abandonadas a su sue...

El río botó la pared de la vivienda de Wilfredo Sunun. Su casa quedó inundada por completo.

Por: Abner Lucero Recinos

Abandonadas a su suerte por las autoridades municipales, que en cada período administrativo solo les ofrecen hacerles mejoras en las riberas del río San Juan y no les cumplen, las más de cien familias viven en constante zozobra en plena cabecera municipal de San Juan Sacatepéquez, Guatemala.

Quince años de olvido de los tragantes del río San Juan dejan a vecinos afectados, destrucción de viviendas, niños y personas de la tercera edad en inminente peligro, y casas inundadas en el barrio El Juyú, sectores 1, 2 y 3, zona 5 de la cabecera municipal de San Juan Sacatepéquez, Guatemala.

Las lluvias de cada invierno hacen que el río San Juan se desborde, ya que para los miembros del Consejo Comunitario de Desarrollo (Cocode), de la zona 5 del casco central del municipio “los tragantes son insuficientes y ya no se dan abasto”.

Vecino señala la altura que llegó el agua desbordada del río.

Años de olvido y falta de organización de parte de los vecinos de los tres sectores del barrio El Juyú y de las administraciones municipales han dejado casas inundadas, paredes caídas, animales muertos y a unas 130 familias afectadas.

“Nos perjudica la basura; el tragante es insuficiente debido al caudal del río”, expresa Kenny Pérez, presidente del Cocode, quien agrega que los residentes llevan sufriendo al menos 12 años con este problema.

“Los tubos que se colocaron en ese momento, ahora no tienen la capacidad. Exigimos a las autoridades competentes que se nos construya un entubamiento tipo quinel, pues creemos que es lo más conveniente para corregir estos graves problemas”, expone.

Según Gonzalo Siquiej, el problema se inicia desde el supuesto apoderamiento de tierras municipales y construcción de negocios. “Por construir enterraron una parte del río; eso afecta, ya que el agua no tiene por dónde pasar y por eso se empoza aquí (zona 5). Se vuelve una piscina”.

Vecinos han perdido sus pertenencias; niños se han salvado de ahogarse, según declara Siquiej, escena que se repite año con año. Añade que le han pedido ayuda a la Municipalidad, sin embargo, al pasar los años nunca le han dado solución a esta problemática.

“Queremos que el alcalde nos ayude, nos dé una mirada y conozca lo que estamos sufriendo. Entre vecinos hemos logrado construir y prevenir algunas situaciones, pero no nos alcanza. Nunca hemos tenido el apoyo de ningún alcalde”, expresó Siquiej.

Carlos Castellanos, vocal I del Cocode, comenta que durante el verano los olores fétidos son fuertes, ya que, “ilegalmente, todos hacen que sus desechos residuales lleguen al río”.

“Hemos hecho distintas solicitudes durante varias gestiones, tales como con doña Marta de Coronado, Lázaro Pirir, y la última la hicimos en octubre y noviembre de 2020; entonces le hicimos saber de nuestra situación a la actual administración; sin embargo, nunca recibimos solución palpable del problema”, afirmó.

La solución de los vecinos

Entre los vecinos han llegado a la conclusión de que la tubería que fue colocada durante la gestión de Ángel Sabán, ahora ya no es suficiente, porque los tubos son de un diámetro pequeño. Los residentes del lugar consideran que un quinel podría ser la obra que mejore la calidad de vida de los habitantes del barrio El Juyú, tal como lo están haciendo por las piscinas.

Agregaron que están a la espera de que la comuna les brinde el apoyo con un equipo de ingenieros o arquitectos, para que se evalúe el terreno y contemplar la mejor opción.

El agua destruyó su vivienda

Wilfredo Sunún relata su historia de cómo las lluvias de los primeros días de agosto hicieron que el río se desbordara y botara una pared de su vivienda; además, dos cuartos quedaron totalmente inundados.

“No me esperaba esto; por poco ya no lo cuento. No sé a quién pedirle ayuda. El agua llegó aproximadamente a unos dos metros de altura. Si no me doy cuenta, no me quiero imaginar lo que nos habría pasado”, comenta, entre lágrimas.

Sunún dice que su familia la integran siete personas; todas dependen de un car wash, negocio propio que está ubicado en la Vuelta del Chucho, ingreso principal al casco urbano de San Juan Sacatepéquez. Además, pide apoyo para él y su familia, por lo que puso a disposición su número telefónico para poder contactarlo: celular 4087-3391.

Entregan solicitud a la Municipalidad de San Juan Sacatepéquez

El Cocode presentó en la oficina del alcalde, Juan Carlos Pellecer, una solicitud de audiencia, este lunes 9 de agosto. “Esperamos que nos atienda lo antes posible, ya que nuestro problema es grandísimo. Las lluvias seguirán por bastante tiempo y tenemos miedo de que el río se desborde una vez más”, dijo Kenny Pérez.

Especial

 
Top