LA NUEVA LA NUEVA Author
Title: Editorial laPrensa No. 203. Hay que instituir verdaderos partidos políticos en Guatemala
Author: LA NUEVA
Rating 5 of 5 Des:
Es urgente e improrrogable que hay que instituir en Guatemala verdaderos partidos políticos, si de veras queremos mantener la prevalencia d...
Es urgente e improrrogable que hay que instituir en Guatemala verdaderos partidos políticos, si de veras queremos mantener la prevalencia de la democracia en el país y la participación de los guatemaltecos en los procesos electorales. Esto es lo que se deduce del resultado tan accidentado de las Elecciones Generales 2019.
Con el simple hecho de observar los resultados oficiales de las elecciones para la Presidencia de la República se confirma la urgente necesidad de construir verdaderos partidos políticos, con ideología, objetivos bien claros y con cuadros de afiliados capaces de ocupar puestos públicos con la única intención de servir al pueblo que los elija.
Queda claro que a la fecha el partido político Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), les guste o no a muchos de nuestros lectores, es el único partido con una estructura real, con bases y liderazgo local. Con una ideología socialdemócrata y una lideresa profesional, con experiencia y capaz de hacer cambios en favor de las grandes mayorías olvidadas del país.
Es de subrayar, también, la incapacidad de aquellos que instituyen un partido político con fines mezquinos donde los intereses solo alcanzan la nariz de los fundadores. Amén de aquellos que cada 4 años hacen su agosto vendiendo casillas a "candidatos" que nunca faltan, que con el dinero que tienen quieren alcanzar el poder.
Otros, dizque partidos, se valen de estructuras paralelas como las ex Pac, veteranos de guerra o movimientos reivindicativos de derechos de los pueblos indígenas para alcanzar pírricos resultados electorales. Obviamente, esos no son partidos políticos, sino que grupúsculos dirigidos por quienes quieren el poder por la fuerza.
Los partidos políticos son los intermediarios entre la sociedad y el poder público; son como un puente entre el poder político y el poder real que descansa en el pueblo. Pero deben ser instituciones con normas internas, con espacios de discusión y análisis, con liderazgos ganados por capacidad y no por plata, con un aporte ideológico constante para formar una opinión pública veraz y objetiva.
Los partidos políticos deben ser verdaderos vehículos de cambio, formados por profesionales, obreros, técnicos de ambos sexos, para que la conformación del ente de derecho público sea heterogénea y fácilmente se puedan formar cuadros completos para ocupar cargos en la administración pública, y sirvan para sustituir con mucha facilidad a cualquier dirigente partidario.
Es importante que al concluir el proceso electoral del presente año se inicie en el Congreso de la República la discusión de las reformas pertinentes a la Ley Electoral y de Partidos Políticos, que con una serie de inconstitucionalidades está vigente, en perjuicio y amenaza al fortalecimiento de la democracia en el país.

Advertisement

 
Top