LA NUEVA LA NUEVA Author
Title: El futuro de América Latina, en juego
Author: LA NUEVA
Rating 5 of 5 Des:
Con la renuncia, ahora, de Evo Morales, presidente de Bolivia, la convulsión en América Latina se incrementa, no solo por la forma como el...

Con la renuncia, ahora, de Evo Morales, presidente de Bolivia, la convulsión en América Latina se incrementa, no solo por la forma como el dirigente cocalero abandona el cargo, sino también por las distintas situaciones que ocurren en los demás países del hemisferio, con un común denominador: la estabilidad política en cada una de las naciones del nuevo continente.

El fracaso del neoliberalismo en Chile se da, después de que durante décadas han sido palabras bonitas para describir a este país del Cono Sur del continente: el modelo, el ejemplo, el milagro y el oasis, para alabar lo que estaba sucediendo en ese país, que lo sostienen las minas de cobre que se las quitaron a los bolivianos, con todo, incluida la salida al mar.

Pero, de repente, cuando ya no quedaban más palabras de adulación para el neoliberalismo en el diccionario, el máximo dirigente político chileno dijo “estamos en guerra”. Esto, cuando estallaron las protestas y en un par de semanas hubo más de una docena de muertos, y todo comenzó con el cuarto aumento al valor del pasaje en el metro de Santiago en menos de dos años.

Las protestas se siguen multiplicando por todo el país, y no solo se trató de un incremento al pasaje en el metro. El estallido de la violencia es, sobre todo, por 30 años de recortes en salud, educación, pensiones, etc. Una forma de expresar la frustración de vivir en un país con mayor PIB en América Latina, pero con salarios miserables y precios sumamente altos.

Seguramente se le da mucho énfasis a lo que está sucediendo en Venezuela, cuando la verdad es que toda América Latina está convulsionada. En Centroamérica, todos los países están enfrentando serios problemas. En Honduras y Guatemala, la lucha es contra el crimen organizado, la corrupción y el narcotráfico; graves problemas políticos en El Salvador y Nicaragua.

En Suramérica, vamos de Colombia, donde la ciudadanía le pide la renuncia al presidente Iván Duque Márquez, y está preparando un paro nacional para este 21 de noviembre. Igual, Ecuador vive en medio de protestas e intranquilidad ciudadana con Lenin Moreno. Así, podemos señalar lo que sucede en Argentina y el país más grande, Brasil, donde hay muchas contradicciones, y este fin de semana fue dado en libertad el expresidente Lula da Silva.

El mismo caso del Perú, donde Martín Vizcarra tuvo que disolver el Congreso ante la forma tan descarada como venían actuando los parlamentarios, sin percatarse de que la Constitución Política del país inca permite al presidente de la República la facultad de disolver el parlamento, acción que fue aplaudida por la mayoría de peruanos e incluso por las fuerzas armadas.

Lo que hay que tener muy claro es que todo es generacional, nada es permanente, todo es cambiante y evolutivo, y esto solamente se puede enfrentar preparando cuadros de ciudadanos para que ocupen cargos públicos a futuro, y propagando la educación cada vez más con programas e inversiones seguras.

Reiteramos, pues, que América Latina está convulsionada, y por eso debemos estar atentos para tener la certeza de que algún día tiene que triunfar la razón, para que los pueblos puedan vivir y desarrollarse en libertad, fraternidad e igualdad.


Advertisement

 
Top