LA NUEVA LA NUEVA Author
Title: Un historiador y vecinos solicitan que la 6a. avenida sea bautizada con el nombre del arzobispo sanjuanero, Francisco de Paula García Peláez
Author: LA NUEVA
Rating 5 of 5 Des:
El sanjuanero Francisco de Paula García Peláez nació el 2 de abril de 1785 y murió en 1867; fue historiador, sacerdote diocesano y arzobispo...


El sanjuanero Francisco de Paula García Peláez nació el 2 de abril de 1785 y murió en 1867; fue historiador, sacerdote diocesano y arzobispo de Guatemala (1847 1867).

García Peláez vivió en la 7a. calle 8-49 zona 2 de esta villa. Fue trasladado a la ciudad capital por un familiar, luego de fallecer sus padres.

En donde fue su casa de habitación se puede observar la placa, que con motivo del centenario de su consagración como sacerdote fue colocada por su pueblo, en 1944. Su tumba se encuentra en las Criptas de la Catedral Metropolitana.

El historiador de San Juan Sacatepéquez, Leonel Martínez, ha buscado durante varias administraciones municipales que la Sexta Avenida de la villa sea registrada con el nombre del distinguido sanjuanero, Francisco de Paula García Peláez, quien destacó en todo el país. Igualmente lo han hecho muchos vecinos sanjuaneros que quieren honrar al destacado García Peláez que le ha dado honores a su tierra natal, San Juan Sacatepéquez. 

El religioso fue el primer catedrático universitario de la Facultad de Economía en Guatemala. Se graduó en la Universidad de San Carlos, donde estudio Filosofía (1802); obtuvo tres licenciaturas: Derecho Civil, Derecho Canónico y Teología y Doctor en Teología.

Fue párroco en varios lugares y se exilió voluntariamente tres años después de la toma militar de la Ciudad de Guatemala por Francisco Morazán, en 1829.

En 1814 ganó la oposición para optar a la cátedra de Economía Política en la Universidad de San Carlos. Fue el único candidato, y la sirvió gratuitamente. El opúsculo que presentó y defendió se titula Observaciones Rústicas sobre Economía Política.

En esa época, en la Universidad de San Carlos había entusiasmo por la Economía política, y la difusión de las doctrinas económicas de Adam Smith. “Smit”, lo escribían el autor y los primeros economistas. El estudio de las cuestiones económicas entusiasmó muchísimo a los hombres de letras.

En dicho opúsculo desarrolló tres temas: la riqueza de las naciones, mismo título del libro clásico de Smith, de 1776; el trabajo, y los capitales.

García Peláez escribió la historia de Guatemala, precolombina y de los primeros tres siglos del Reino de Guatemala, a solicitud del jefe de Estado, el liberal Mariano Gálvez (1831-1838), quien posiblemente haya sido su amigo.

Mariano Gálvez facilitó la consulta de archivos y documentos y dio órdenes para trasladar, de la Antigua a la capital de Guatemala, gran parte de los viejos archivos y los textos de los cronistas coloniales, cuyas obras aún no se habían editado.

La obra, por las circunstancias, no contó con un plan bien determinado y no hay mucho orden. Sin embargo, contiene multitud de datos económicos importantes.

Durante 10 años permaneció inédita hasta 1851 porque no obtuvo financiamiento y se publicó cuando el autor ya había sido elevado a ser  arzobispado de Guatemala.



La publicación la hizo en forma de entregas semanales por cuadernos, enviadas a cerca de 300 suscriptores, cuya nómina figura al final de la obra. Los lectores eran personas prominentes en Guatemala. La última edición en forma de libro se encuentra en tres volúmenes, lleva la siguiente inscripción: "Memorias para la Historia del Antiguo Reino de Guatemala. Redactadas por el ilustrísimo señor doctor don Francisco de Paula García Peláez, arzobispo de esta Santa Iglesia. Metropolitana, tercera edición. Cotejo de Francis Gall. Sociedad de Geografía e Historia de Guatemala. Biblioteca Goathemala. Respectivamente 1968, 1972 y 1973.

El Tomo I contiene la descripción de los indígenas en la época precolombina y los sucesos de la conquista y primitiva colonización.

Como fuentes para esta primera parte, tuvo a la vista las crónicas de Antonio de Remesal, de Francisco Vásquez y la obra de Francisco Ximénez; también consultó el archivo municipal de la antigua capital de Guatemala, y los cronistas Bernal Díaz del Castillo, Francisco Fuentes y Guzmán, Humboldt y otros autores extranjeros.


El Tomo II señala detalles importantes de la vida colonial y en los establecimientos llevados a cabo por los hijos de los conquistadores. Surgen los impuestos en tributos, la Casa de Moneda y la primitiva imprenta, tratando multiplicidad de asuntos.

EI Tomo III es quizás el más interesante, porque trata de personas contemporáneas suyas. Acá hay interesantes datos sobre el estanco del aguardiente de caña, el proyecto de una compañía de comercio propuesta por Fernando de Echeverz en su obra Ensayos Mercantiles (1742), quien es el primer economista de Guatemala. La edición de las Memorias está agotada. Sería deseable que la Editorial de la Universidad de San Carlos de Guatemala o la Tipografía Nacional de Guatemala las publicaran de nuevo, por el liderazgo que han tenido en editar obras de este tipo.

Luego de su  fallecimiento, en 1867, el presidente Vicente Cerna decretó tres días de luto para todos los empleados públicos y privados de Guatemala.  

Especial

 
Top